Carta desde Luena

by

Hace ya 9 meses que llegamos a Luena, concretamente al barrio de Alto Luena y nos pusimos a trabajar. Empezar no es fácil pero es posible sobre todo si contamos con la colaboración de mucha gente que desde sus respectivos lugares colaboran con nosotros, así que antes de nada más muchas gracias por vuestra colaboración y compartir con nosotras esta misión. Por la descripción que dábamos en el proyecto os podeís hacer una idea de cómo es el barrio pero la realidad es que cuesta trabajo hacerse a la idea hasta que las cosas no se ven y no se viven, por lo menos eso nos ha pasado a nosotras en este tiempo.

Desde que llegamos ha sido un tiempo de conocer, de no tener prisa, de dejarnos asombrar e interperlar por la realidad, por las personas, por nuestra propia misión aquí. Tiempo de no estar parada y comenzar esta misión. Pues bien, empezamos con la escuela, al principio con grandes dificultades y que poco a poco vamos conociendo y ya estamos terminando el curso y podemos decir que contamos con 6 clases y con pupitres. Además tenemos ya gente conocida, rostros concretos que nos ayudan a dar sentido y reconocer que nuestra misión pasa por personas concretas a las que tenemos que ayudar a vivir, a crecer y a reconocer personas tratadas dignamente; os digo que es muy lento pero es muy bonito.

En la escuela trabajamos toda la comunidad, además de coordinar, continuamente estamos supliendo a los profesores y sobre todo acompañándolos y ayudándoles en su trabajo con los alumnos. También cada día les damos a los alumnos arroz con leche, merienda que acogen con alegría y que ha sido un motivo para que falten menos a la escuela.

Desde el mes de abril tenemos también en Alto Luena un centro de salud que funciona con uno o dos enfermeros y una religiosa que acompaña. Es muy duro porque tenemos muy pocos medios, tanto humanos como materiales y las necesidades son muchas, sin embargo, es una camino que vamos haciendo y que este pueblo sencillo y necesitado agradece, pues no tiene mucho mas.

Como veis no son muchas cosas y vamos muy lentas pero a veces no se tratar de ir rápido sino acompañando a las personas y sus necesidades y para eso estamos.

Muchas gracias de nuevo por vuestra colaboración y compartir con nosotras la misión. Y gracias por haceros presente entre nosotros.

*Artículo escrito por Victoria, Josefina, Magdelis, Berta y Maria Cuenda, de la comunidad de Esclavas del Divino Corazón en Luena, organización con la que hemos realizado el Proyecto de Cooperación al Desarrollo Escola do Futuro.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: