“Para luchar contra la inmigración ilegal y todo el mal que conlleva hay que ser malos”

by

Así se ha expresado el Ministro de Interior italiano, Roberto Maroni, en relación a la oleada de inmigrantes que han llegado a las costas de la isla de Lampedusa en los útlimos meses

El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, ha apostado por que las autoridades de su país sean “malas” con los inmigrantes indocumentados que llegan a Italia para consolidar el rigor de la ley.

“Para luchar contra la inmigración ilegal y todo el mal que conlleva no hace falta ser bondadosos, sino malos, hay que ser determinados y afirmar el rigor de la ley”, ha asegurado Maroni durante un encuentro político en la localidad de Avellino (sur de Italia). “He sido acusado de ser un bondadoso de turno, de emprender iniciativas de tres al cuarto, de ser un político racista del norte que no se preocupa de los derechos de los más pobres. Pero a mí esto no me importa porque, si de verdad no existe una emergencia de seguridad, lo que sí existe es la emergencia de la inmigración ilegal”, ha añadido.

La señal “precisa y clara” de Maroni

Maroni, que pertenece al partido ultraconservador de la Liga Norte, es el centro estos días de las acusaciones de algunos sectores políticos del país y, sobre todo, de los inmigrantes, por su decisión de construir un centro de identificación y expulsión de indocumentados en la isla de Lampedusa, considerada por muchos la puerta italiana de entrada a Europa. “El Gobierno ha decidido cambiar de repertorio con respecto al fenómeno de la inmigración ilegal y lo digo como músico aficionado. Nosotros no estamos aquí para perseguir a nadie que venga a Italia a trabajar, hacia estas personas siempre tendremos los brazos abiertos”, ha apuntado el ministro.

“Pero el Gobierno pretende dar una señal precisa, fuerte y clara respecto a una política de rigor ante la inmigración ilegal, con respecto a quien viene a Italia no a trabajar, sino a delinquir, para traficar con droga, para hacer trata de personas. Y para esa gente las puertas están cerradas”, ha añadido.

Las palabras de Maroni han sido entendidas por los medios italianos como una respuesta a las declaraciones vertidas en el Corriere della Sera por el ex ministro del Interior y presidente de la Agencia Antimafia italiana, Giuseppe Pisanu, que hablaba de la inmigración como un fenómeno que va a orientar los proceso económicos y sociales de Europa durante este siglo, por lo que no se puede afrontar con los oídos puestos a lo que digan las “posadas de la Baja Padana (norte de Italia)”.

Pisanu añadió que existe un clima emotivo que impulsa los instintos más bajos y que es consciente de que existen hechos inceptables, como la violencia y las violaciones que la alimentan, pero la tolerencia cero es un eslógan que no quiere decir nada. El ex ministro hizo hincapié en la entrevista en que el problema de Italia es que no existe una política de inmigración, sino que se han realizado pequeños procedimientos bajo la directriz de hechos específicos que han sacudido la opinión pública. “La responsabilidad de esta actuación política por parte de la Liga Norte italiana no se puede esconder.”

Clima de tensión

Las palabras de Roberto Maroni han provocado respuestas inmediatas por parte de diferentes dirigentes políticos. Las reacciones a estas declaraciones han sido contundentes.

Desde el Partido Democrático el portavoz, Andrea Orlando, ha sido claro: “Para afirmar el rigor de la ley no hace falta ser buenos ni malos, hace falta ser serios dando a las fuerzas del orden los instrumentos necesarios y cesando la propaganda. En estos días en que la maldad no escasea, pensando en el suceso de Nettuno, del ministro Maroni esperamos más mesura en la utilización de las palabras, que pueden ser peligrosas.

Por su parte, el secretario del Partido de Refundación Comunista, Paolo Ferrero, se ha expresado en estos términos: “El ex ministro Pisanu hace bien en denunciar los actos de racismo que continúan sucediéndose en nuestro país, pero el problema que no ve es que no se puede aceptar ni tolerar que un Ministro del Interior se muestre abiertamente racista y xenófobo.”

Las declaraciones de Maroni llegan en un momento en el que el tema de la inmigración vuelve a estar de actualidad en Italia con un continuo goteo de indocumentados que llegan a las costas del sur del país desde las pasadas navidades y con muestras de lo que parece ser una nueva oleada racista. El país está espectante del desarrollo de la investigación del caso del joven indio que fue quemado en la madrugada del domingo en la estación de trenes de la localidad de Nettuno , próxima a Roma, y que se encuentra en estado grave.
PÚBLICO.ES – 03/02/2009

Anuncios

Una respuesta to ““Para luchar contra la inmigración ilegal y todo el mal que conlleva hay que ser malos””

  1. Fernando Says:

    Hay una historia de un hombre pobre que se quejaba porque solo tenía para comer altramuces y no paraba de maldecir su suerte hasta que descubrió que un hombre siempre le seguía para poder comerse las cáscaras que el arrojaba al suelo. Lo mismo me pasa a mi con los políticos que tenemos.
    Cada día me parece más increíble si cabe la clase política italiana. Nunca para de sorprender y rara vez (por no decir nunca) para bien…que les pasa a nuestros vecinos? Por qué no exigen ya un cambio radical?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: