“Para mejorar el futuro lo único que hace falta es que la gente cambie el chip”

by

El próximo 8 de enero cumplirá 25 años trabajando con niños de barrios marginales sevillanos, como El Vacie, Torreblanca o las Tres Mil viviendas. Sus armas: un balón de fútbol y toneladas de ilusión. Se llama Jorge Morillo y hace unos años ya tuvimos el placer de conocerle y escuchar su experiencia en un Campo de Trabajo organizado por Maná. En las pasadas Jornadas de Voluntariado de la Universidad tuvimos la fortuna de volver a encontrarnos con él y no quisimos desaprovechar la oportunidad de charlar un rato. Esto fue lo que nos contó.

Jorge Morillo

Jorge Morillo, educador social, sosteniendo un simbólico balón con la forma del globo terráqueo

-¿Qué te hizo embarcarte en esta aventura solidaria?
Lo primero fue el tener conciencia a través de que mi madre lleva enferma más de 50 años, y ya sea por educación, por solidaridad o porque en este caso era mi madre, pues lógicamente siempre he tenido una conciencia diferente a los demás por haberla visto siempre enferma y ella habernos educado de una forma diferente. Después, es verdad que hace 25 años tomé una conciencia directa concretamente con el tema que llevo desarrollando todos estos años con niños marginados, pero el epicentro o la raíz lógicamente está en mi familia.

-¿Por qué elegiste el fútbol como herramienta para educar?
Lo elegí sencillamente porque conocía el mundo del fútbol, había estado en los escalafones inferiores del Betis, después estuve jugando y ya con 23 años, cuando vi que ya no tenía oportunidad, más que dejarlo tomé otros caminos. Pero elegí el fútbol simplemente porque era lo que más me gustaba. Podía haber elegido atletismo u otra cosa, da igual la herramienta, pero escogí el fútbol porque es en lo que me siento más cómodo y más identificado.

-El 8 de Enero cumplirás 25 años con este proyecto de “Educar en la calle a través del fútbol”, un proyecto que te ha dado muchas alegrías pero también has vivido alguna época de bache, ¿no?
Uf, concretamente recuerdo un bache grave que fue hace 4 ó 5 años en el que estuve a punto de cerrar esta historia, porque sentía que era una pérdida de tiempo, que yo ya había terminado lo que había hecho, que había logrado estar 20 años… pero a los dos meses, en una charla coloquio en Cartagena me preguntaron desde el público que cómo veía el futuro, y eso me hizo replantearme seriamente cómo sería el futuro y decidí reabrir el proyecto, prometiéndome a mi mismo nunca más abandonarlo. Más que creerme imprescindible, me siento una persona necesaria. Eso me lo ha demostrado todo el trabajo realizado y el ver todo el trabajo que me queda por hacer. Tomé conciencia de todo el aporte que podía ofrecer a los niños y a la sociedad en general.

-¿Cuál es la recompensa a este trabajo?
Sentirme útil y ver que al menos algunos de los niños consiguen tener más oportunidades en la vida y salir de esa miseria. Hace unos cinco años me paró un hombre por la calle. Tenía 26 años, de profesión cochero de caballos, padre de dos hijos; aunque yo no lo recordaba, él me dijo que vive en las Tres Mil viviendas y que cuando era pequeño jugaba conmigo al fútbol, y que gracias a ello, él y otros son hoy en día personas integradas y con una vida digna.

-Para terminar, nosotros te volvemos a repetir esa pregunta que te hizo recapacitar, ¿cómo ves el futuro?
Yo siempre he pecado de ser un hombre, más que optimista, esperanzador. Y siento que todo lo que queda por hacer se hará. Lo único que uno tiene que poner es el alma, el corazón, las manos, lo que uno tenga. Para mejorar el futuro lo único que hace falta es que la gente cambie el chip. Sí que es verdad que últimamente nos está ganando, quizá por goleada, la insolidaridad o el egoísmo, pero yo pienso que en cualquier momento el ser humano tomará conciencia y cambiará su forma de ser y que en un futuro cercano no necesitaremos contar el número de voluntarios, sino que todas las personas serán voluntarias por naturaleza.

Si quieres conocer más sobre Jorge Morillo y su labor, puedes visitar su web o ver el interesante documental “El fútbol como excusa” sobre su trabajo en alguno de esos barrios marginales (Parte I, parte II y parte III del documental)

Anuncios

Etiquetas: , , ,

3 comentarios to ““Para mejorar el futuro lo único que hace falta es que la gente cambie el chip””

  1. MartaZ Says:

    Yo tuve el placer de conocer a Jorge en las Jornadas del Voluntariado de la Universidad de Sevilla.
    Es una gran persona y un ejemplo de lo que se puede llegar a hacer sin tener medios aparentemente. Muchas veces pensamos que sin dinero, sin una gran asociación, etc., no podemos hacer nada…pues Jorge ha conseguido mucho, y sólo con un balón y mucha ilusión.
    Lo importante es cambiar el chip y echarle imaginación y ganas!!

  2. magdalena yauri Says:

    ayudame para ser mejor en la vida

  3. magdalena yauri Says:

    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: