El ejercito israelí deja sin agua a la población palestina

by

Con la excusa de la construcción de un muro de seguridad en la zona de Cisjordania, el ejército israelí lleva años destruyendo viviendas en los territorios ocupados palestinos. La última medida de presión que está utilizando el estado de Israel para que la población palestina abandone la zona ha sido cortar el suministro de agua, dejando a cerca de 200.000 personas en comunidades rurales palestinas sin agua corriente.

Este es el tema de la última campaña de Amnistía Internacional, que denuncia que el pasado 4 de junio el ejército israelí destruyó las casas de 18 familias en Ras al-Ahmar, una aldea palestina del valle del Jordán, confiscando los medios que tenían para almacenar y transportar agua. El resultado: más de 130 personas, muchos niños y niñas, se quedaron sin un techo ni suministro de agua en la época más calurosa del año.

Si extendemos estos datos al total de la franja de Gaza las cifras son desoladoras: el 90% del suministro de agua de esta zona está contaminado, y el gobierno israelí prohíbe a los habitantes a trasladar agua desde Cisjordania a Gaza. Ni siquiera les permite recoger agua de lluvia para subsistir. La mala gestión del agua por parte de la Autoridad Palestina todavía empeora la situación de escasez.

Desde hace más de cuatro décadas de ocupación, Israel niega a la población palestina el derecho al agua al ejercer el control total de los recursos hídricos comunes y aplicar duras restricciones y políticas discriminatorias. La escasez crónica de agua afecta a aspectos cruciales de la vida de la población palestina, como la higiene, las actividades agrícolas e industriales y la ganadería.

Estos son algunos datos que demuestran el atropello diario que sufre la población palestina:

•    Israel consume más del 80% del agua del acuífero de la montaña de Cisjordania, frente al 20 % de la población palestina.
•    El consumo diario de agua palestino apenas alcanza los 70 litros por persona (la OMS recomienda un mínimo de 100 litros), frente al consumo israelí de más de 300 litros al día.
•    Entre 180.000 y 200.000 personas de comunidades rurales palestinas no tienen acceso a agua corriente, a pesar de lo cual el ejército israelí les impide incluso recoger el agua de lluvia.
•    Los alrededor de 450.000 colonos disfrutan de tanta o más agua que los 2,3 millones de palestinos. Los colonos israelíes tienen cultivos de riego intensivo, jardines y piscinas.
•    En la Franja de Gaza, alrededor del 90% del agua de su único recurso hídrico, el acuífero costero, está contaminada pero Israel no permite llevar agua de  Cisjordania a Gaza.

El agua es una necesidad básica y un derecho. Por eso, exigimos que Israel ponga fin a sus políticas discriminatorias, levante de inmediato todas las restricciones que impone al acceso de los palestinos al agua y permita a la población palestina hacer uso de la parte de los recursos hídricos comunes que les corresponde.

Firma para exigir al gobierno israelí que respete el derecho al agua de la población palestina.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: