La situación en Palestina sigue empeorando

by

Impactante imagen de un ataque israelí a un colegio dentro de la Operación Plomo Fundido

El año nuevo comienza igual que acabó el anterior en la región de Palestina. Incluso la situación ha empeorado. Canalsolidario.org se hace eco del informe de Médicos sin Fronteras sobre las consecuencias humanitarias y económicas en la franja de Gaza tras la última ofensiva israelí. El 4 de enero se cumplió un año de la Operación Plomo Fundido, una ofensiva del ejercito israelí por tierra y aire que asoló la Franja de Gaza durante dos semanas de continuos ataques y bombardeos. El ataque, defendido por el gobierno de Israel como una respuesta a misiles lanzados por Hamas, dejó más de 1.330 muertes de civiles palestinos, 5 israelíes, miles de heridos y la destrucción de muchos de los recursos económicos de la ciudad de Gaza.

Un año después, Médicos sin Fronteras denuncia que la situación ha empeorado. Ya no sólo por el ataque, sino porque el posterior bloqueo de suministros como el eléctrico o el de carburante hace mucho más difícil la reconstrucción de la ciudad. El caso más grave es el de los hospitales, la mayoría de los cuales han sido destruidos en los dos últimos años, dejando sin atención médica a los más de 5.000 heridos que dejó la ofensiva. El embargo, además, imposibilita que lleguen correctamente los medicamentos y el material quirúrgico.

Por otra parte, la ONG habla sobre el impacto psicológico que ha tenido el conflicto sobre la población de Gaza, siendo los niños los más afectados. Además, según psicólogos de Médicos sin Fronteras, muchos palestinos, al perder la sensación de seguridad, pierden el componente del bienestar psicológico general, algo que puede generar consecuencias a largo plazo. Según la OMS, entre 20.000 y 50.000 personas seguirán sufriendo problemas mentales a largo plazo como consecuencia de la ofensiva.

Y si hablamos de la situación económica de la zona, el resultado tampoco es muy alentador. Tras los ataques muchas pequeñas empresas se vieron afectadas e interrumpieron su producción. Según Naciones Unidas, el coste de esta destrucción es de aproximadamente 139 millones de dólares americanos. Por otra parte, según Médicos sin Fronteras, actualmente en Gaza hay 140.000 parados, es decir, un 50% de su población frente al 32% que había en 2007, una cifra que se sitúa entre las más altas del mundo.

Esta situación conduce a que muchas familias palestinas subsistan con menos de un dólar al día y dependan de la ayuda humanitaria. Una ayuda que también sufre las restricciones, si durante el 2007 llegaban a Gaza 600 cargamentos diarios, actualmente lo hacen unos 100. Además, la limitación de las zonas de pesca y cultivo provocan importantes oscilaciones en los precios de los productos.

El jefe de misión de la ONG, Jean-Luc anuncia que “es urgente levantar el bloqueo ya que falta de todo, incluyendo libros y lápices. Los hospitales y las escuelas no tienen ventanas ni techos. Hay que reconstruirlo todo: las casas, las estructuras de salud, las infraestructuras públicas… Y sólo así la población podrá rehacerse física y psicológicamente”.

Y lo peor es que el gobierno israelí no parece dispuesto a dar marcha atrás. Europapress informaba recientemente el derribo de las viviendas de unos 150 palestinos levantadas en las inmediaciones de la localidad Cisjordania de Tana. Alegando que se trataba de construcciones ilegales, el Ejército israelí desalojó y derribó estas viviendas ya que se encontraban en terrenos de entrenamiento militar y su construcción “ponía en peligro la vida de los presentes”, según el portavoz israelí Lee Hiromoto. Algo que contrasta con lo que dice el portavoz palestino, Atef Hanini, que explicó que se trataba de una comunidad agraria que vivía desde hace décadas en esta zona al este de Nablús.

Entre los edificios derribados había viviendas, pero también establos e incluso un colegio.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) ha informado de que en 2009 fueron derribadas un total de 180 edificios propiedad de palestinos en la conocida como Zona C, en la que Israel ejerce el control militar y civil absoluto y que constituye algo más del 60 por ciento de Cisjordania, lo que dejó sin hogar a 319 palestinos, 167 de ellos menores de edad.

Como se ve, la situación en Palestina sigue empeorando ante la indiferencia y la complicidad del resto de gobiernos occidentales.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: