El comercio de armas no está en crisis en España

by

Un soldado en Sri Lanka armado quien sabe si con material fabricado en España

Debe ser de los pocos comercios que no está viendo afectado sus beneficios por la situación actual, y es que la compra y venta de armas no entiende de crisis, sólo de muertes. Y a ello ayuda la política del Gobierno español, que en el último año y medio ha autorizado la venta de armamento a al menos 17 países donde se violan sistemáticamente los derechos humanos o donde existe un conflicto bélico latente o permanente. Partidas que incluyen aviones, misiles, buques de guerra, morteros, lanzallamas, granadas, minas y un largo etcétera de materiales construidos para matar.

Como denuncian varias organizaciones como Greenpeace, Amnistía Internacional o Intermón Oxfam, el destino de estos materiales son países definidos como “muy preocupantes”. Dentro de este calificativo se encuentras países como Sri Lanka, que en 2009 vivió una nueva ofensiva del conflicto que mantiene el gobierno contra un movimiento insurgente; Tailandia, que en 2006 sufrió un golpe de estado del que aún quedan muchas secuelas; Marruecos, país fuertemente criticado por su política con el pueblo saharaui; o Guinea Conakry, que se encuentra ahora mismo dirigido por una Junta Militar que ha disuelto el parlamento. Todas estas transacciones se encuentran recogidas en un informe de análisis realizado por las organizaciones anteriormente mencionadas, en el que se pone de manifiesto la doble moral del Gobierno español.

En nuestro país, la venta de armas no se rige por las normas del libre mercado. Es decir, la fabricación de armamento y la negociación con sus compradores sí corresponde a empresas privadas, pero la venta sólo se produce si hay autorización directa del Gobierno. Por lo que la responsabilidad última de las consecuencias de este comercio recae sobre el Gobierno español. Este cuenta con una comisión, cuyas deliberaciones son secretas y cuyas decisiones se conocen hasta con un año de retraso, y que depende del Ministerio de Industria y de Comercio, no del de Defensa ni del de Exteriores.

En 2007 se promulgó una ley que regulaba la venta de armamento en nuestro país. Una ley que fue bien acogida por las organizaciones de derechos humanos porque, entre otras cosas, el artículo 8 explicita que las exportaciones no se autorizarán “cuando existan indicios racionales de que el material de defensa, el otro material o los productos y tecnologías de doble uso puedan ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos, tengan como destino países con evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España.” Vamos a analizar por encima si se ha respetado esta ley.

Según las organizaciones sociales, las empresas españolas han ganado 15 millones de euros, con autorización del Gobierno no lo olvidemos, en la venta de armas “de caza” y munición a Ghana. Estas mismas organizaciones consideran que hay un “preocupante desfase” entre las estadísticas oficiales y los registros aduaneros y temen que las armas exportadas a Ghana puedan terminar en países vecinos con altísimo riesgo de una escalada de violencia, como Nigeria, Níger o Togo.

Más preocupante es el caso de Sri Lanka. En mayo de 2009, la ofensiva militar final del Gobierno contra la insurgencia tamil dejó por el camino siete mil civiles muertos y trece mil heridos, ejecuciones, torturas, reclutamientos forzoso y violencia sexual. “Esto es con diferencia lo más atroz que he visto”, dijo el secretario General de la ONU Ban Ki-moon cuando visitó algunos de los campos de los cientos de miles de refugiados. La eclosión de violencia en Sri Lanka no ocurrió de la noche a la mañana, pero el comercio de armas de España con este país no se detuvo hasta mayo. De enero a mayo, España autorizó 1,1 millones de euros en exportaciones de “bombas, torpedos, cohetes y misiles” a Sri Lanka. “No tiene sentido solo cesar las autorizaciones de las exportaciones cuando hay una ofensiva grave y mediatizada”, denuncian las ONG, “sin haberse cuestionado anteriormente el haber alimentado durante años el conflicto con exportaciones de material de defensa”.

Igualmente, España autorizó en los primeros meses de 2009 la venta de armas y cartuchos de escopeta por valor de 2,4 millones de euros a Guinea Conakry, donde en 2008 hubo un golpe de Estado condenado por toda la comunidad internacional, incluída la Unión Africana, con masacres que se cebaron especialmente con brutalidad contra las mujeres. En septiembre de 2009, con parte de las armas españolas ya en circulación, la policía mató a 150 personas en una manifestación, que obligó a la UE a suspender la venta de armas a este país. Para las organizaciones sociales, España y otros países han hecho “caso omiso del preocupante historial de las fuerzas de seguridad guineanas, que ha empeorado si cabe desde el golpe de estado de 2008″.

También podríamos sumar a esta lista a Marruecos, comprador habitual de armas a España que luego utiliza en su permanente conflicto con el Sáhara Occidental; Cuba, a donde han ido a para 0,5 millones de euros en materiales antidisturbios; Colombia, acusada por las ONG de grandes violaciones y abusos contra los derechos humanos en el conflicto que enfrenta a fuerzas de seguridad, paramilitares y guerrilleros, y a la que Espala vendió bombas, torpedos, misiles y aviones por valor de 142 millones de euros; y otros muchos países preocupantes como Israel, Irán, Turquía, Venezuela o Angola.

Viendo las exportaciones realizadas por España el último año, ¿alguien piensa que la comisión ha cumplido con esta ley?  Por ello, lo que piden las ONG es que se explique en qué se ha basado España para decidir que todas estas operaciones cumplían lo acordado y en qué informes o fundamentos internacionales se asientan las decisiones. Si es que realmente existe una razón lógica para fabricar y vender muerte.

Información extraida de Periodismo Humano.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

2 comentarios to “El comercio de armas no está en crisis en España”

  1. Alta tecnología militar española al servicio de Israel « Maná por un Mundo Justo y Solidario Says:

    […] unos días alertábamos sobre el creciente comercio de armas de España con países preocupantes, que incumplen sistemáticamente los Derechos Humanos o que se encuentran en conflicto. Pues bien, […]

  2. España aumenta un 44% su venta de armas en el peor año de la crisis « Maná por un Mundo Justo y Solidario Says:

    […] figuran los “destinos de especial sensibilidad”. Como comentamos hace unos meses, aquí se incluyen al menos 17 países que vulneran los derechos humanos. A continuación se detallan los más […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: