Réplica nº6 (Diciembre 2004)

EDITORIAL

Todo el mundo quiere un mundo mejor. Sabemos que un mundo mejor se construye con una herramienta fundamental: la Justicia. La intervención del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante la 59ª Asamblea General de la ONU el 21 de septiembre en Nueva Cork fue especialmente esperanzadora. Otro mundo es posible. Sin embargo, nos es prácticamente imposible pensar que desaparecerán el sufrimiento, el hambre, la miseria, las guerras, el terrorismo… Las palabras del presidente son esperanzadoras porque él es el presidente del gobierno…
Los países en situaciones de injusticia no sólo necesitan a un presidente considerado.
No necesitan el respaldo de los países que ofrezcan donaciones para cobrarles intereses. No necesitan ni siquiera que les enseñemos a vivir, lo han estado haciendo hasta ahora. Demandan lo que una vez tuvieron y le arrebataron: el derecho a vivir dignamente.
La tarea de los ciudadanos del mundo entero es tomar actitudes que vayan a favor de los empobrecidos, y ésas sabemos cuáles son, seguro. Tal vez no nos apetezcan, o tengamos que ir a comprar en el momento en el que nos acordamos de ellos.
Sin pretender quitarle autoridad al presidente del Gobierno de España, el mundo pide, además del reconocimiento de que está sediento de justicia, que se le escuche. Silenciar las injusticias es perpetuar un crimen sangrante. Denunciar las injusticias es un estilo de vida, muy saludable, por cierto.

¿Navique? (Opinión)

Lourdes Regalado

Ya está aquí la Navidad. Es un consuelo, porque en estos tiempos de hipocresía y pobreza, de violencia doméstica y globalización, la Navidad es como un bálsamo sanador que nos cae a todos milagrosamente y casi por sorpresa sobre la piel irritada. La Navidad es ese tiempo esperado en que la ciudad se llena de bondad y de centros comerciales con Reyes Magos en la puerta.
De pronto, las calles huelen a prosperidad y a castañas asadas, y todo el mundo sabe que ha llegado el tiempo de ser buenos. De recordarlo se encargan las luces en los árboles, las figuritas de belén que venden por fascículos semanales y los Telemaratones en general.
¡Ha llegado la hora de ser solidarios! ¿Para qué? ¡Para ayudar a los pobres sin árbol ni Navidad! -¿Les falta la Navidad a los pobres, o nos sobra a nosotros?-. Lo único malo de la Navidad son los excesos. Primero, te excedes en la adquisición de pavos y turrones de Jijona, después de reservas de grasas a la altura del abdomen, luego en la adquisición de ropa más ancha como regalo de Reyes y, finalmente, en la de Biomanán® y dietas especiales para la cuesta de Enero.
¿Será el consumismo el fin de nuestra brillante carrera como civilización humana, al igual que la Navidad nos trae el final del año? ¿A quién beneficia la solidaridad navideña: a los solidarizados solidarios o a las víctimas de nuestra solidaridad?
Los apadrinamientos, las campañas del hambre, las donaciones y demás ayuda oficial es útil, sobre todo para fomentar la exportación. Así, aparte de sentirnos solidarios, ayudamos a que los países del norte acaben recibiendo diez veces más de lo que envían como “ayuda”. Los proyectos de ayuda navideña están cuidadosamente tramados para ello.
Actúa
¿Es, pues, una ayuda? ¿O un robo? La dependencia de los empobrecidos respecto de nosotros los ata, además, de pies y manos. Así pues: no consueles, ayuda. No asientas, infórmate. No te precipites, piensa y actúa. No culpes, implícate. No protestes, propón. No ocultes, desenmascara. No renuncies, denuncia. No esperes, ten esperanza. No critiques, educa. No alivies las consecuencias, ve contra las causas.
Para ello, la Navidad es un buen momento, tanto como el Verano o el Otoño.
Que el Telemaratón no llame a tu puerta. Que llames tú.

Paparruchas (Opinión)

José Antonio Rodríguez

Presta atención a tus sentidos. Tus oídos ya escuchan alegres canciones y sentidas felicitaciones, ves las calles adornadas con luces de colores y bonitos belenes, paladeas ricos manjares, hueles a castañas asadas por las calles y das abrazos y buenos apretones de manos. ¿A que ya sientes en tu corazón la llegada de la Navidad?
Ahora nos sentimos más felices, la familia se reúne para comer juntos y nos gusta pasear por nuestras ciudades para llenarnos de ese sentimiento navideño viendo belenes y adornos ocasionales. Paparruchas. Pensad en una cosa: ¿dónde sentís más la Navidad, en los corazones o en los bolsillos? Yo me decantaría más por lo segundo.
La Navidad empieza dos meses antes; nos vamos de tienda para ver trapitos para estar ideales para Nochebuena porque nos reunimos con la familia, de la que a lo mejor ni nos acordamos el resto del año y de la que nos gusta recibir bonitos piropos por lo guapo que estamos. Y esa noche comeremos pavo, jamón, langostinos, etc. Manjares que la mayoría de las familias degustan sólo ese día y que se venden a precios dobles o triples que el resto del año. Y después llega Fin de Año. Noche loca donde celebramos la llegada del nuevo año en fiestas carísimas con trajes carísimos y que todos los años son iguales.
Y por fin llegan los Reyes Magos. Fecha que ilusiona a todos por igual. Noche en la que los tres reales personajes dejan esos regalos que tanto se han buscado por centros abarrotados y que han supuesto un gran desembolso para esas “tres pobres personas”. Y encima nos llega desde EE UU un gordito bonachón que también nos trae regalos pero en Nochebuena y que no hace la competencia a los Reyes porque a doble regalo, doble alegría, y… doble gasto. Lo dicho: Paparruchas.
De quien menos nos acordamos en estas fechas es de esos pobres, entre los cuales nació el Niño, cuyo nacimiento se supone que es lo que celebramos, y que esta fecha la viven como siempre: pidiendo para poder llevarse algo a la boca. Deberíamos pensar un poco en ellos y dejar de consumir energía y dinero en cosas tan banales que sólo nos dan felicidad unos días.
Sólo me queda desearte Felices Fiestas, prospero Año Nuevo y cuidadito con las uvas, no se te vayan a atragantar.

SIDA; La Gran Emergencia Mundial

Alejandro Marín

La epidemia mundial de SIDA es uno de los mayores desafíos que afronta nuestra generación. El SIDA es un nuevo tipo de emergencia mundial: una amenaza sin precedentes para el desarrollo humano que requiere una acción y un compromiso sostenidos a largo plazo. Según estimaciones de las Naciones Unidas, alrededor de 40 millones de personas viven infectadas por el virus, aunque su distribución es muy irregular. África subsahariana con el diez por ciento de la población mundial, tiene dos tercios de la población infectada. En su distribución también se observa una progresiva “femenización”.
Cada año el número de mujeres infectadas por el VIH va en aumento, en África esta proporción está alcanzando el 60 %. A pesar de estos escalofriantes datos muchos líderes nacionales siguen negando el impacto del SIDA en sus ciudadanos y sociedades.
A nivel mundial, la epidemia sigue actuando como un arma devastadora para los individuos y las familias. En los países más afectados está erosionando décadas de progreso económico, social y sanitario, y ha reducido la esperanza de vida de más de dos decenios, ha frenado el crecimiento económico, ha agudizado la pobreza y ha favorecido y agravado la escasez crónica de alimentos. En los países de África subsahariana, con una alta prevalencia, los estudios ponen de manifiesto un impacto macroeconómico negativo entre el 1 % y el 2 % de su crecimiento económico anual. Aunque las cifras oficiales hablan de una inversión de 4.700 millones de dólares los datos revelan ser recursos insuficientes, esta cantidad es sólo la mitad de la que se necesita para 2005, y una tercera parte de la que hará falta para 2007. “El SIDA exige que hagamos las cosas de otro modo; no sólo necesitamos hacer más y hacerlo mejor, sino que debemos ajustar nuestras respuestas a las realidades locales que cada país o área necesita”, aseguró Peter Piot, director del Programa sobre el VIH de las Naciones Unidas.
Fármacos imposibles
Otro punto escabroso en la problemática del SIDA es el insaciable ánimo de lucro de las compañías farmacéuticas, que imponen precios desorbitados incluso para el primer mundo por los retrovirales, medicamentos que son la única forma de mantener la vida de estos pacientes de una manera digna.
Es por ello que las políticas deben ser enfocadas a la prevención y la educación facilita los medios y la información para evitar el contagio a todas las personas del mundo, ya que, a nivel mundial, tienen acceso a servicios de prevención menos de una quinta parte de las personas que los necesitan. Según Piot, “el SIDA estará con nosotros probablemente durante mucho tiempo, pero el alcance de su propagación y del daño que provoque está enteramente en nuestras manos.”
Exijamos pues a nuestros gobernantes un apoyo firme y eficaz para frenar la expansión de una enfermedad que cada vez afecta más a los pobres.

Sensibilización y Formación

“Ya sabes que sufren. Ahora, ACTÚA”. Este es el lema de la campaña que empezará el día 8 de diciembre hasta el sábado día 18. Maná pretende con esta iniciativa cumplir con la función de sensibilizar y concienciar. Nuestro interés es mostrar el estado en el que se encuentra el mundo visto desde los ojos de los que sufren, de los empobrecidos.
Con esta campaña queremos conseguir que se unan a nosotros todas aquellas personas que sientan que el mundo debe cambiar, que es posible.
Tenemos la esperanza de que el mensaje sensibilizador llegue al mayor número de personas. Por eso, contamos contigo.
Durante los días 8, 9 y 10 de diciembre habrá un stand de información sobre la ONG donde voluntarios de nuestra organización explicarán en qué consisten estos actos de la campaña próxima, como al Jornada de Sensibilización, en la que expertos vendrán a formarnos en temas solidarios, y donde se incluye un foro para el diálogo. Complementariamente trabajaremos dichos temas con actividades. Al final de este acto se hará una representación, ya que el teatro lo consideramos una de las armas de denuncia más completa y clara, y afortunadamente Maná puede y quiere contar con ella.
Las actividades informativas que proporciona el stand continuarán los días 13, 14 y 15 por la tarde. El jueves 16 Maná sale a la calle para gritar justicia a través de un pasacalle que hará un recorrido desde Plaza Nueva a la Plaza del Duque, pasando por calles tan emblemáticas como Sierpes y Tetuán.
El domingo 19 se organiza en la Sala El Cachorro monólogos y actuaciones solidarias, en las que esperamos contar con una buena afluencia pues promete ser un gran acto de cierre.

Formación
En Maná apostamos por la formación: hay que informarse bien antes de actuar. Para ello, los voluntarios de nuestra ONG nos reunimos domingos alternos a las 18.00 horas en la Parroquia del Espíritu Santo, sede provisional, en Mairena del Aljarafe. En nuestras reuniones recibimos la visita de un formador que, de forma desinteresada, ponen su conocimiento a nuestro servicio.
La Comisión de Formación, ante el gran número de temas importantes y para facilitar la continuidad en ellos, ha dividido las formaciones en diferentes bloques temáticos para el curso 2004-05. De esta manera, en nuestras reuniones trataremos temas sobre la economía, relaciones internacionales, desarrollo local, formaciones independientes (hambre, África, la libertad de prensa y el poder de los medios de comunicación, Geografía del Tercer Mundo…)
También han preparado juegos de sensibilización para realizarlos cada cuatro meses. En estos juegos los voluntarios participan de forma activa para una mejor asimilación de los conceptos que en ocasiones, se pierden en la teoría. Cada dos meses, nos hemos propuesto hacer formaciones abiertas a las que pueden asistir todas aquellas personas que estén interesadas, sin tener que pertenecer a Maná obligatoriamente.

PROYECTO: “Sol de Vida”

“Sol de Vida” es nuestra nueva ilusión. Se llevará a cabo, al igual que “Otra oportunidad”, en Benín –uno de los países más pobres del mundo, situado en la costa occidental africana–.
Esta iniciativa, nuevamente proporcionada por los misioneros de la Sociedad de Misiones Africanas, nos anima en la tarea de cooperar un año más por un mundo justo y solidario.
El proyecto consiste en la instalación de un centro de energía solar, la mano de obra y el mantenimiento del mismo para abastecer de electricidad a un hospital, un colegio y centro formativo para la mujer.
El coste de este proyecto (7.000 euros) supera al del año anterior (2.727 euros) ya que desde que comenzamos a promocionar “Otra Oportunidad” (implantación de prótesis para discapacitados) son muchas las personas que se han interesado por colaborar con nosotros y han contribuido a recaudar fondos para que los beneficiarios puedan acceder a una vida digna. Este propósito se nos plantea siempre desde la visión más humana, la de devolución. Conseguir financiar este deseo no es más que cumplir con nuestra obligación de restablecer lo quitado. Sabemos que no son porque sí, sino porque han sido empobrecidos.
Lograr que se costee “Sol de Vida” será dar esperanzas a los que más la necesitan para luchar por sus derechos. A nosotros no servirá para cuestionarnos nuestro estilo de vida y mirar sin miedo a la realidad de la pobreza que nos debe interpelar permanentemente.
Maná considera que la cooperación al desarrollo ha de ir unida a la más libre y enérgica crítica de la sociedad occidental, sustentadora de todo el entramado estructural que causa la pobreza entre otros muchos problemas mundiales.

EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO

“Necesitamos a la ONU”

Rorro

Necesitamos la ONU

Un breve repaso a los tiempos recientes de la ONU nos permite recordar el atasco del problema del Sáhara, la actuación de Israel o de Irán, que avisada de no enriquecer uranio, sigue desafiando la advertencia de la ONU.
La organización mundial no ha sido capaz de impedir el violento desorden de Haití o el desastre humanitario de Darfur (Sudán). Y el mayor problema de los últimos años: el conflicto de Irak, donde el Consejo de Seguridad no amparó la ilícita invasión del país ni apoyó la guerra, pero posteriormente respaldó y legalizó la ocupación militar y el gobierno provisional impuesto.
A pesar de lo expuesto, necesitamos la ONU, la necesitamos desesperadamente. La desaparición de la ONU, o su reducción a un papel testimonial, como desearía la extrema derecha que gobierna EE UU, sería hacer más cercano el desastre total de la humanidad.
Por tanto, las Naciones Unidas son indispensables, pero deben reformarse en profundidad. No una reforma técnica, que es necesaria; no sólo una reforma que consiga un mejor funcionamiento de la institución y el aprovechamiento óptimo de medios y recursos humanos, sino una reforma hasta el tuétano, una reforma que haga emerger los principios que expone y proclama el preámbulo del establecimiento de la UNESCO, la agencia más progresista de la ONU: justicia, libertad, igualdad y solidaridad. Y, sobre todo, modificar el actual Consejo de Seguridad, reduciendo el poder de los países con derecho a veto.
Lo más cercano a un gobierno mundial que garantice la paz y la justicia en la Tierra es la ONU; una ONU profundamente reformada que garantice la seguridad basada en la paz y no una inestable tranquilidad basada en la teología de la seguridad y la agresión preventiva. Una paz basada en el imperio de los derechos humanos.
Realmente necesitamos esa ONU o no lo podemos contar.

Entrevista a Juan Carlos Morán

Pablo Zarauza y José Antonio Rodríguez

Juan Carlos Morán Álvarez es profesor titular del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad Hispalense. Lleva a cabo el doctorado en Sudamérica y participa en proyectos de ayuda al desarrollo al Tercer Mundo. En un despacho de los pasillos de la Universidad de Ciencias Empresariales y Económicas, esperaba generosamente Juan Carlos Morán, interesado en nuestra organización y dispuesto a ayudarnos en próximos proyectos de desarrollo y orientación. Por ello, le agradecemos su colaboración.

RÉPLICA: ¿Qué medidas económicas deberían emplear los países empobrecidos para salir de su situación?
JUAN CARLOS MORÁN ÁLVAREZ: Diseñar su propio modelo de desarrollo según las inquietudes de su población, establecer una serie de estrategias y además de ello, existen una serie de pasos esenciales para salir de su situación de empobrecimiento. El primero sería pensar en el futuro, es decir, huir del resentimiento, eso es quedarse en el pesado y desarrollarse significa mirar hacia el futuro. Otro paso es asumir su situación presente, si no saben que son países empobrecidos nunca pondrán soluciones a su situación, después habría que establecer una cobertura de las necesidades básicas de la población para que su problema no sea el de salvamento, sino el de desarrollo.
R.: ¿Y los países del primer mundo?
J.C.: Deberían estudiar ese modelo diseñado por cada país empobrecido, estudiar las estrategias marcadas por ellos y a partir de ese momento tratar de ser respetuosos con esas estrategias. Esto es más complicado porque hay que entender que cada país busca sus intereses.
R.: ¿Cuál es el impacto de nuestro modelo de desarrollo en el Tercer Mundo?
J.C.: No son problemas causados por el primer mundo en sí, sino por determinadas actuaciones puntuales. Luego existen políticas económicas o militares que sn fruto de una tradición histórica que del siglo XXI. Esas luchas militares indirectas hacen mucho daño. Son casos muy puntuales.
R.: ¿Es el modelo brasileño una posible solución?
J.C.: La llegada de Lula me causó expectación y alegría. Creo mucho en las posibilidades que tiene ese país. Lula demostró en una semana que no tenía ningún modelo. Lo que tiene es una actitud distinta, muy positiva. Van a desarrollar un modelo en los próximos diez años, y eso me parece correcto. El tiempo es necesario ya que un problema tan amplio requiere tranquilidad y preparación. Primero hay que hacer una estrategia para salvar a la gente. Hay mucha hambre en Brasil, y cuando se solucione podremos pensar en el desarrollo. El hambre es fácil de eliminar cuando existe inquietud e interés. Es posible una solución para Brasil y para todos.
R.: ¿El dinero destinado al Tercer Mundo es eficaz?
J.C.:
Habría que preguntarse si es necesario. Quizá necesitan mejores dirigentes, más entusiasmo y mayores perspectivas que se pueden conseguir sin dinero, abriendo lugares de actuación y cooperación conjunta que vayan cubriendo espacios hacia ese desarrollo. Algunos gobiernos utilizan ese dinero para fabricar armas y no para paliar el hambre.
R.: ¿Está a favor de condonar la deuda externa?
J.C.:
Estoy a favor asumiendo los costes que tiene para ellos, porque en el momento en que condonen la deuda nadie va a querer concederles más ayuda. La deuda externa es principalmente privada, es la entrada de capital especulativo en las economías. Lo hacen por su propio interés. El coste que tenemos nosotros es tener que asumir un mayor déficit público. Ese gasto público se transmite en mayores impuestos o en una mayor deuda. Suecia y Holanda por ejemplo, han comprado la deuda externa de Costa Rica a cambio de unos volúmenes de hectáreas de selva que no puede ser cortada, además de poder realizar determinadas actividades como la floricultura, Holanda se compromete a comprar todas esas flores. Contribuyen, por tanto, a que se mantenga el medio ambiente. A veces las cosas son mucho más difíciles de lo que parecen.

MEDIOS DE DESINFORMACIÓN: Ikea

¿Así son las cosas?

Ikea inauguró una nueva superficie comercial, para ello contó con el apoyo del partido gobernante, los socialistas pusieron a su disposición numerosos servicios públicos para ayudar a los clientes. Ikea es una empresa que se declara abiertamente en contra de la explotación infantil, es más, cada año colabora con UNICEF con donativos en proyectos para la infancia.

Nosotros las vemos así

Ikea impone sus reglas. Comenzó como una empresa sueca que pretendía vender muy barato para llegar a todos los consumidores. Su producción se trasladó a países como Rumania, India y Filipinas, en los que un adulto por trabajar 12 horas a destajo cobraba 120 € al mes. Pero aún hay más, en los últimos años Camboya, Vietnam o Tailandia son algunos de los países empleados para subcontratar empresas. En ellos se cobra por 7 horas de trabajo todos los días de la semana 3’5 € al mes. Familias enteras se ven obligadas a trabajar y los niños no valen nada, esa misma infancia que defienden es la explotada, obligados a dormir junto a los telares con productos tóxicos nocivos para su salud.

LITERATURA SOLIDARIA

“A Callase”

Pablo Neruda

Sería un minuto fragrante,
sin prisas, sin locomotoras,
todos estaríamos juntos
en una inquietud instantánea.

Tal vez no hacer nada
por sólo una vez
tal vez un gran silencio
pueda interrumpir esta tristeza.

Los que preparan guerras
victorías sin sobrevivientes,
se pondrían un traje puro
y andarían con sus hermanos.
No se confunda lo quiero
con la inacción…
La vida es sólo lo que se hace…

A callarse…

Si no pudimos ser unánimes
moviendo tanto nuestras vidas,
tal vez no hacer nada una vez,
tal vez un gran silencio pueda
interrumpir esta tristeza,
este no entendernos jamás
amenzarnos con la muerte.

A callarse…
















Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: