Posts Tagged ‘inmigración’

¿Los españoles primero?

28 septiembre 2009

Inmigrante en la costa española

Interesante estudio que el diario “El Confidencial” publicó hace exactamente un año, en los albores de la crisis en la que nos hemos visto inmersos.
Según rebela este análisis 4 de cada 10 personas considera que las personas originarias españolas deberían tener prioridad tanto en materia de selección de colegios como en asuntos sanitarios que aquellos inmigrantes legales. Dicho sea de paso, que contribuyen a llenar las arcas del estado como cualquier de los primeros. Estos brotes cada vez más comunes de xenofobia se ven incrementados por la situación económica actual, el miedo a la competencia, el pavor a lo desconocido.
Ver noticia aquí

De manera crítica y racional, datos en mano, Nacho Carretero desmonta 8 principios básicos del racismo hacia el extranjero que tantas y tantas veces hemos escuchado constantemente y que recomiendo encarecidamente leer en su total extensión: (ver artículo completo en la web)

“Tópico uno: Nos invaden” – la inmigración explica el 77% del crecimiento de la población total de España entre 1998 y 2007. Su incidencia en el incremento demográfico español se sitúa por encima del 80%. Sin este crecimiento no hubiera crecido nuestro PIB como lo ha hecho ni nuestra economía sería lo que es. Y eso que ni de lejos somos el país con más inmigrantes: somos el décimo y, curiosamente, somos el primero en número de trabajadores extranjeros, lo que da buena cuenta de a qué vienen aquí los extranjeros y qué es lo que quieren hacer: trabajar.

“Tópico dos: Con la llegada de inmigrantes, España es un país más inseguro.” – Según los datos oficiales del Ministerio del Interior, el número de delitos por habitante en España ha descendido un 22,7% entre 2002 y 2006, años en los que la inmigración ha crecido un 86,5%.

“Tópico tres: Delinquen por necesidad. Llegan sin nada y roban.” – Un macroestudio reciente del INE explica que el 75% de los inmigrantes estaba trabajando en su país de origen antes de decidir venir a España. Esto destruye el tópico de que vienen porque no tienen nada en su país. “No se trata de vagos, delincuentes o desempleados, para empezar porque estos grupos no podrían pagarse el viaje”

“Tópico cuatro: Nos quitan el trabajo” – No sólo es falso, sino que pujan por empleos inferiores a su preparación en más de la mitad de los casos.

“Tópico cinco: Tienen más ayudas.” La discriminación positiva para con los sectores más desfavorecidos es criticable, pero no por cuestiones de nacionalidad, al menos a mi entender. Facilitar el acceso a una vivienda o a un trabajo a un inmigrante es una manera de ayudar a su integración, ergo a su implicación, ergo a ausencia de problemas sociales.

“Tópico seis: Saturan los servicios sociales” – El Departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública e Historia de la Ciencia de la Universidad Complutense de Madrid, quien hace unos meses explicó que “en líneas generales, la población inmigrante en España utiliza los servicios sanitarios con menor frecuencia que la autóctona, al igual que ocurre en otros países”.

“Tópico siete. Los españoles emigrábamos, pero con contrato y trabajo” – la profesora de la Universidad CEU San Pablo, Blanca Sánchez Alonso, quien no sólo desmiente esta creencia, sino que afirma que sólo la mitad de los emigrantes españoles de los años 60 y 70 eran ‘legales’

“Tópico ocho. El tratamiento de los medios de comunicación y el mensaje de los políticos.” Más que un tópico, es una costumbre. Los medios dan poco o ningún eco a datos como los tópicos antes expuestos (aunque los conocen, y perfectamente) y mucho a otras caras de la migración. No discuto que la llegada de una patera sea un hecho más noticioso que la graduación en ingeniería aeronáutica de un ecuatoriano, pero sí pongo en cuestión el trato mediático que recibe la llegada de inmigrantes. A mí juicio es sesgado e intencionado, y alimenta la percepción social negativa del fenómeno. Voluntaria o involuntariamente, pero lo hace.

No podemos culpar a nadie por tener miedo a lo desconocido y más aun cuando los encargados de informar omiten o sesgan dicha información. A pesar de todo, no hay más que mirar a ambos lados, ser justos con uno mismo, evitar caer en el camino fácil de achacar todos nuestros problemas al de fuera y sencillamente convivir.

La polémica reforma de la Ley de Extranjería

22 septiembre 2009

El pasado jueves, el PSOE conseguía el primer paso para reformar la Ley de Extranjería tras la votación en el Congreso de los Diputados. Una reforma criticada por ONGs y Sindicatos, que la consideran muy peligrosa para los inmigrantes que ya viven en nuestro país, pues no podrían acceder a servicios públicos básicos, como la Sanidad y la Educación.

“Si sale adelante el redactado actual de la reforma de la Ley de Extranjería, los inmigrantes que se encuentren en el Estado español en situación irregular quedarán fuera de la Sanidad y la Educación públicas porque no podrán empadronarse, condición necesaria para acceder a estos servicios”, denuncian desde la Coordinadora de ONGD de España (CONGDE), sindicatos como UGT y CCOO y entidades sociales como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Cáritas Española y la Red Acoge.

La polémica reside en el artículo 6.3 del texto, en el que se identifica el concepto de “residencia” con el de “autorización de estancia o residencia legal”, excluyendo a los inmigrantes que se encuentran en nuestro país sin papeles. Para la coordinadora del Área de Análisis y Desarrollo Social de Cáritas Española, Ana Abril, esto tendrá una doble consecuencia: por un lado, supondrá “un recorte del derecho a asistencia sanitaria y a la educación” de los inmigrantes. Por otro, “se invisibilizará la realidad porque los ayuntamientos no tendrán una clara percepción” de la población en el municipio.

Entre las propuestas que han presentado las ONGs, destaca la modificación del artículo relativo al acceso a la Educación de los extranjeros, precepto modificado por el Tribunal Constitucional para hacer efectivo este derecho y que en la propuesta del Gobierno podría rozar la “inconstitucionalidad” ya que, según explica Abad, “la reforma limita de forma clara el acceso a la educación no obligatoria”. Asimismo, las ONG denuncian restricciones para los extranjeros en materia de vivienda social, ya que el anteproyecto de reforma plantea la residencia de larga duración (más de cinco años legalmente) como condición para el acceso a estas ayudas. Con este requisito “no sólo estamos mermando su derecho sino también provocando una política ineficiente”, señalaron las ONG.

Por otra parte, la Coordinadora de ONGD de España denuncia en el documento “Reforma de la Ley de Extranjería. Análisis desde la perspectiva de desarrollo”, que “la política migratoria española está adquiriendo orientaciones claras hacia intereses estrictamente económicos. (…) La reforma actual de la LOEX supone un paso más en la consolidación de una política restrictiva en lo que a temas migratorios se refiere (…) y tendrá consecuencias sobre temas centrales para las ONGD, como son la coherencia de políticas y la construcción de un modelo incluyente de sociedad, así como la educación para el desarrollo. La reforma supondrá un retroceso en la defensa de los derechos de la sociedad en su conjunto y afectará negativamente a la credibilidad y eficacia de la cooperación española, repercutiendo directamente en el trabajo que las ONG de Desarrollo están desarrollando tanto en los países de origen de la migración como en nuestro país”.

Por todo esto, la CONGDE insta al Gobierno a abrir de nuevo el texto de reforma de la Ley de Extranjería al diálogo social, incorporando en el debate las voces críticas de las numerosas organizaciones sociales y de cooperación para el desarrollo que demandan una Política de Migraciones que equipare los derechos ciudadanos para todas las personas que residen en el Estado español, con independencia de su origen.

Más información, aquí.

Uno de cada seis eurodiputados es xenófobo

16 junio 2009
Nick Griffin, líder del partido británico ultraderechista BNP, uno de los grandes triunfadores el 7J

Nick Griffin, líder del partido británico ultraderechista BNP, uno de los grandes triunfadores el 7J

Unos 120 eurodiputados de los 736 que componen el Parlamento Europeo han llegado a la Eurocámara gracias a un discurso xenófobo, racista o de rechazo a la Unión Europea, según publica El Mundo. Esa es la triste realidad que nos dejan las recientes elecciones celebradas el pasado 7 de Junio. A partidos ultraderechistas como el de Le Pen en Francia o Bossi en Italia, que ya tenían representación parlamentaria, se les unirán ahora un amplío número de eurodiputados que, con un discurso racista y alarmista, han conseguido aglutinar una gran cantidad de votantes agobiados por el miedo a la actual crisis económica.

Comenzando por la Nueva Europa nos encontramos con los casos del SNS eslovaco, que han conseguido tres diputados con sus ataques a los extranjeros, y en especial a los húngaros; y el partido de extrema derecha Jobbik, cuyo lema “Hungría pertenece a los húngaros” les ha valido para conseguir un eurodiputado. Completa la terna el partido de la Gran Rumanía, dirigido el por el ultraderechista Gigi Becali, estrella mediática de su país y dueño del club de fútbol Steaua de Bucarest.

Representando a Polonia con nada más y nada menos que 16 diputados se encuentra el partido Ley y Justicia, de los hermanos Lech y Jaroslaw Kaczynski, que ya han dejado su sello en la última legislación europea.

Pero la conocida como Vieja Europa no se queda atrás. Sólo hay que echar un vistazo a Francia, uno de los países por tradición más europeísta y que en los últimos años presencia con temor el auge del Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen, que se ha alzado con el 6,5 % de los votos, lo que les dará tres representantes en el Parlamento. Caso similar en Italia, donde la Liga Norte de Umberto Bossi ha conquistado el 9,5% de las papeletas y enviará a Estrasburgo a ocho de los suyos.

Pero si hay que destacar dos duros triunfadores de estas elecciones estos son el holandés Geerte Wilders y el británico Nick Griffin. Wilders, líder del Partido por la Libertad, ha conseguido el 17% de los votos y cuatro escaños con un claro discurso anti-inmigración e islamófobo; mientras que Griffin, líder del BNP, tendrá dos diputados gracias a frases como “la inmigración ha sido una desgracia para el Reino Unido, por la difusión del islamismo radical” o “existe un racismo contra los blancos que hay que combatir”.

Ante tal cruda perspectiva, se teme mucho el tipo de leyes que estos eurodiputados promoverán, o a las que pondrán trabas. Sin embargo, los analistas dejan abierta una puerta a la esperanza por los problemas que estos partidos encontrarán para formar un grupo parlamentario en Estrasburgo, lo que puede provocar que sus ideas queden mitigadas o silenciadas. Según los estatutos de la UE, para formar un grupo en la Eurocámara se exige que éste albergue, al menos, a 25 diputados de siete Estados miembros diferentes. El problema es que muchos partidos con tintes racistas y xenófobos se repelen entre sí. Es el caso, por ejemplo, del partido SNS de Eslovaquia, que con su duro discurso antihúngaro vería las puertas cerradas a una alianza con los partidos de este país.

Sin embargo, aunque la burocracia política en este caso pueda echarnos una mano, no debemos obviar los datos tan duros que nos deja estas elecciones. Si hacemos caso a estos, uno de cada seis europeos apoyaría medidas racistas, xenófobas o contrarias a los ideales de la Unión Europea. Cualquier analista podría decirnos que estos datos no son reales dada la escasa participación (menor al 50%) en los comicios, pero aún así el dato no deja de ser alarmante.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Somos los europeos racistas?